¿Como funciona el metodo de la piedra gris?

Asi funciona el metodo de la piedra gris - guijarro

Te lo diré simple y llanamente: sé como una piedra gris. No reacciones. Nada más que eso.

El narcisista busca jugar contigo, es como un gato con un ovillo de lana: te trae, te lleva, te mete en discusiones sin sentido que no supiste ni cómo ni por qué comenzaron…

El narcisista busca jugar contigo, es como un gato con un ovillo de lana.
Asi funciona el metodo de la piedra gris 1

Bien, pues todo este juego se acaba si tú no le das la oportunidad de pasar un buen rato. ¿Te provoca? No reacciones. ¿Te insulta incluso? Tú ni caso. Es difícil, lo sé, pero es la única manera de que deje de jugar contigo.

Haz como en el baloncesto: el entrenador se prepara las jugadas porque saben que el equipo contrario actuará de tal manera o tal otra. Pues si tú ya sabes lo que va a hacer, porque para eso te estás informando, puedes preparar tu respuesta: sonreír o asentir incluso, siempre con el método de la piedra gris en mente. Sin reaccionar.

Prepárate porque sabes que te va a atacar, te va a decir un montón de cosas para herirte, pero no te lo tomes de manera personal. Porque es su juego, y haría lo mismo con cualquiera. Con cualquiera.

No te tomes los ataques del narcisista de manera personal. Es su juego y haría lo mismo con cualquiera.

Sea lo que sea, reacciona exactamente igual que haría una piedra gris. Nada. Cero. Tienes que responder, no reaccionar. Para eso te irá bien saber estas frases para desmontar a un narcisista.

¿Y qué consigo con el método de la piedra gris?

Tu objetivo es que se aburra de ti. ¿Quién querría un juguete tan aburrido como una piedra gris? Igual a cientos, miles de otras piedras grises, sin ninguna gracia. Pues eso es lo que queremos. Que el narcisista se canse del juguete.

Si dejas de reaccionar, de explotar, dejará de parecerle divertido provocarte y con el tiempo dejará de hacerlo. Puede que incluso al principio se sienta confundido, porque no actúas como él esperaba. Tú a lo tuyo. Me entra por un oído, me sale por el otro.

Mi experiencia: cuando aún vivía con él fue que dejamos de tener discusiones. No le valía la pena. Era curioso ver cómo venía por el pasillo gritando quejándose de cualquier tontería y yo iba a gritar también enfadada: pero en un segundo recordaba lo que tenía que hacer y le decía “bah, no vale la pena” levantando el brazo así tipo “anda ya pesado”. Bueno pues él dejaba de gritar en seco, ponía cara de no entender nada, y se volvía a ir por donde había venido. En realidad no quería hablar de ningún tema, sólo provocar una pelea.

Y una vez divorciados (¡por fin!), lo mismo por Whatsapp: piedra gris. Porque siguen intentándolo, claro. La única ventaja es que al ser por escrito entonces tienes pruebas.

A pesar de que intenté tener una comunicación fluida por Whatsapp (ilusa de mí) para tratar los temas de los niños, esto sólo servía para que continuara con el maltrato psicológico. Así que corté esa vía y ahora sólo nos comunicamos por email. La liberación fue enorme. Tenía una enorme ansiedad cada vez que sonaba el Whatsapp. ¿Qué querrá? ¿Qué se le habrá ocurrido ahora? No te lo recomiendo.

Por eso siempre digo y mantendré que lo mejor es el contacto cero.

Si no puedes tener contacto cero y tienes que hablar tanto por Whatsapp como por email o similares, tú sigue con el método de la piedra gris: no reacciones. Además por escrito es más fácil. Respuesta: ok, sí, no, habla con mi abogada. Punto. Habla lo mínimo imprescindible. Por desgracia no puedo mantener el contacto cero porque como decía más arriba tenemos hijos en común.

Lo mejor que te puede pasar es que se canse tanto de su juguete (tú) que se busque otro. Incluso, probablemente, ya lo tenga.

¿Lo compartes?

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta