El ciclo narcisista

El ciclo narcisista 1


Hay mucha gente confundida, que no entiende por qué un día una persona es maravillosa y al día siguiente te hace algo horrible. Acabas justificando el abuso, diciendo “oh es que tiene días, a veces se enfada, pero me quiere tanto…” incluso cuando muestra claramente que no le importas nada. ¡Despierta!

Ves esto muy a menudo: incluso en un mismo día, el narcisista se da la vuelta como un calcetín. Te idealiza y te devalúa, es cariñoso y cruel, y no acabas de entender por qué pasa eso, este punto es el que más te cuesta razonar. Te cuesta dejarlo porque piensas que quizás esa persona no es tan mala. Esa es la clave del abuso: el cambio constante, de dulce a cruel, de subirte a un pedestal a pisotearte en el suelo.

La clave del abuso narcisista: el cambio constante, de dulce a cruel, de subirte a un pedestal a pisotearte en el suelo.

No hay nada más, es un ciclo: el ciclo narcisista. No es que sean dos personas, una buena y otra mala. No, son dos caras de la misma moneda. Es un ciclo que se repite una y otra vez, eternamente, hasta que acabas con el juego saliendo de la relación.

Eso es lo complicado, darse cuenta de que no vale la pena quedarse en la relación por lo bueno que tiene a veces. Tienes que evaluar la situación en su conjunto y ver que no sólo tienes la parte buena de la persona, ya sea real o prefabricada. Tienes el pack completo, que quiere decir lo bueno y lo horrible.

Fases del ciclo narcisista

El objetivo del ciclo narcisista es tenerte confundida, hacerte dudar. Métetelo en la cabeza: eso es abuso. Y estas son sus fases:

Fase 1: luna de miel o lovebombing

El ciclo narcisista - luna de miel

Te tratará como a una reina de forma rápida y exagerada. Te halagará de todas las formas posibles para que pienses que te quiere más que nadie y que es el hombre de tus sueños. Te va a seducir como nadie ha hecho antes.

Se adaptará a ti, copiará tus gustos y tus maneras de hacer para que pienses que has encontrado a tu alma gemela. No te das cuenta, pero el narcisista te imita.

Te contará cosas muy íntimas demasiado pronto en la relación. Esto lo hace para que tú hagas lo mismo, y de esta manera poder tener “material” para atacarte posteriormente en la fase siguiente: la devaluación.

Fase 2: devaluación

Esta es la fase más larga de las cuatro. Podríamos decir que es la relación en sí. Al fin y al cabo al narcisista lo que le interesa es tener una “presa” útil: engancharla cuanto antes (fase de luna de miel) y deshacerse de ella cuando ya no le sea útil (fase de descarte).

El ciclo narcisista 2

Cuando ya te tenga en sus redes, el narcisista empezará a quitarse la máscara. Como ya conoce temas personales, será lo que usará contra ti. Porque todo lo que le digas a un narcisista será utilizado en tu contra. ¿Te sientes algo rellenita? Te dirá algo como “Mira qué pantalón tan bonito. Oh, pero no te cabe.” ¿Has conseguido algún logro en tu trabajo? “Pues no es para tanto, el otro día Pepito hizo algo parecido, mejor y todo”. Ese tipo de cosas. Minará tu autoestima directa o indirectamente. Y atacando siempre a tu punto más débil, el cual conocerá a la perfección.

Todo lo que le digas a un narcisista será utilizado en tu contra.

En esta fase te aplicará los diferentes tipos de manipulación, sometimiento y maltrato psicológico. Los más habituales y crueles que emplean los narcisistas son la luz de gas y el tratamiento silencioso.

Cuando estás sometida a la luz de gas sientes que tendrías que grabar todas tus conversaciones para poder defenderte en la próxima cuando empiece a negar lo que dijo en la anterior. Dudas de todo, hasta de tu propio juicio: el narcisista te hace sentir una gran ansiedad e inseguridad.

Sientes que tienes que andar con pies de plomo, porque nunca sabes por dónde va a salir. Incluso llegas a tener temor a la hora de dirigirte a él, porque cualquier mínima cosa que le digas puede suponer una bronca impresionante. Esto se conoce como la “ira narcisista“.

Después de la explosión de ira es posible que te “castigue” ignorándote. Esto sería el tratamiento silencioso. Puede pasar días sin hablarte, para de repente volver a la normalidad como si nada hubiera sucedido. De esta manera te tiene atrapada esperando unas migajas de atención (nunca serán de amor) que te alivien el sufrimiento.

Cuando por fin consigues “comunicarte” con él, te encuentras discutiendo sobre cosas evidentes. Tienes que justificar ante él cada una de tus acciones, y eso te agota. Acabas de hablar y no puedes creer que hayáis discutido sobre eso, sales como atontada de la discusión.

El ciclo narcisista - perdida

El narcisista parasita a la víctima: drena tu energía, y también tu cuenta bancaria.

Mienten sobre todo y sobre todos. Son mentirosos compulsivos. Y, mientras tanto, proyectarán sobre ti lo que hacen: te acusarán de mentirle, engañarle, o cualquier otra cosa que te estén haciendo. “Tú me obligaste”, frase recurrente entre los narcisistas y otros abusadores.

No sabes qué pensar, te cuestionas tanto su comportamiento como el tuyo: ¿es bueno o es malo? ¿es él? ¿soy yo el problema? ¿soy una exagerada? ¿qué es lo que he hecho mal? Te sientes culpable de todo.

Acabas pensando si realmente estás loca, lo ves como una posibilidad, cuando en cambio es él quien tendría que estar ingresado en un psiquiátrico.

El narcisista consigue que te acabes preguntando si realmente estás loca.

El ataque continuo hace que al final dejes de plantar cara o intentar pedir explicaciones o arreglar las cosas. Te sientes deprimida, sin fuerzas y sin ganas de hacer nada. Esto sería la “indefensión aprendida”. Has desaparecido de tu vida.

Te dejo aquí un curioso vídeo de apenas 5 minutos en el que se enseña claramente en qué consiste la indefensión aprendida, en nuestro caso como resultado de una relación tóxica.

Fase 3: descarte

El ciclo narcisista - descarte

Te deja sin más. Cuando en la fase anterior has dejado de serle útil, el narcisista empezará a desprestigiarte ante los demás. Siempre debe cuidar su imagen, así que tiene que justificar el dejarte tan abruptamente como lo va a hacer en la fase de descarte.

Por eso se hacen pasar por las víctimas de la víctima, a la vez que convencen a todo el mundo de que la víctima está loca. Así, por mucho que tú expliques la verdad, nadie te creerá y su fachada estará a salvo.

Algunas de las personas que han aceptado la versión del narcisista se convertirán en sus “monos voladores”. Están de su lado, y los utilizará para sus propósitos, que pueden ser tenerle informado de tus movimientos o bien hacerte sentir culpable. El narcisista les ha dejado claro, antes de descartarte, que tú eres la culpable de todos los problemas que había en la relación.

Inmediatamente estará con otra persona. Sí, te habrá engañado mientras estabas con él. Esto es porque los narcisistas siempre tienen guardado un as en la manga para cuando te vaya a dejar en esta fase. No pueden dejar de tener a su lado a alguien que les preste atención, que les admire.

Mientras tanto, tú estarás sufriendo el “vínculo traumático. Cuanto más maltratada y dejada has sido, más dependiente te has vuelto de tu abusador, y estás más identificada con él. Eso hace que lo pases realmente mal cuando te deja (porque además te deja sin más, sin explicaciones ni remordimiento) y seas susceptible de pasar a la fase 4.

Fase 4: hoovering (atracción)

A pesar de que no tiene ningún remordimiento en dejarte, ni tiene sentimientos (ni nunca los ha tenido) hacia ti, para el narcisista tú eres una fuente de energía. No acaban de separarse nunca de sus exparejas. Siempre intentan que vuelvas con ellos. Ya sea como pareja, como amiga, como lo que sea. No importa el tiempo que haya pasado, semanas, meses, años… los narcisistas vuelven. Y después, vuelta a empezar por la fase 1 de bombardeo amoroso.

Intentará que vuelvas con él. Pondrá todas las excusas del mundo, te pedirá perdón, te regalará flores… todo falso. No le creas. Está fingiendo para volver a engancharte. Eso es el hoovering. Y usará a los monos voladores de los que te hablaba antes para tenerte aún bajo su control.

El narcisista intentará que vuelvas con él. Pondrá todas las excusas del mundo, te pedirá perdón, te comprará flores… todo falso. No le creas. Está fingiendo para volver a engancharte.

Por eso es importante que tras salir de la relación, ya sea por descarte o porque le has dejado voluntariamente, cortes todo contacto con él. Bloquéalo también en las redes sociales, porque empezará a colgar fotos con su nueva pareja.

Aquí te dejo un vídeo sobre el ciclo narcisista. Te aconsejo que lo veas, es muy recomendable, como todos los del canal de Tabatha Lepe, Identifica a un narcisista.

Y para él, todo vuelve a comenzar

Con esto has llegado al final del ciclo narcisista. Para el narcisista en cambio es una rueda sin fin que le ocupará toda la vida. Con una pareja tras otra.

Lo más probable es que en un tiempo récord (incluso días) esté saliendo / viviendo / ¡o casándose! con su siguiente trofeo. Recuerda que necesita atención más que nada en el mundo. No necesita amor, ni tampoco lo da: tener a alguien a su lado simplemente es algo que le resulta útil. Para él es como cambiar de coche: se estropea uno, compra otro.

Piensa que en realidad su nueva pareja es su nueva víctima: no te comas el coco pensando en lo bien que está ahora con ella, que por qué no hizo tal cosa contigo y con ella sí, etc., porque cualquier foto que comparta en redes sociales es una apariencia de felicidad. Tú más que nadie sabes lo que se oculta detrás de esa falsa sonrisa.

¿Lo compartes?

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. Betty

    Yo necesito ayuda pues así viví con uno de esos y ahora estoy atrapada en su juego y ya no quiero mas

    1. Hola Betty, pero al menos dices que ya saliste, no? Ahora toca mantener la distancia: el contacto cero. No verlo, no hablar con él, bloquearlo por todas partes (teléfono, email, redes sociales)…
      ¡Un abrazo y muchos ánimos!

Deja una respuesta