Tener hijos con un narcisista

Tener hijos con un narcisista - gilipollas

Desde ya te digo que evites a toda costa tener hijos con un narcisista. Aunque te lo pida de rodillas, llorando, es igual. No tengas hijos con un narcisista. Que quede claro.

Si no desaparece de tu vida, tendrás que enfrentarte a él hasta que los niños sean mayores de edad. En España, los 18 años. 18 años sin poder llegar a tener contacto cero con esta persona a la que lo único que le interesa es controlar personas y destrozar vidas. No te lo aconsejo.

Que te quede claro: no tengas hijos con un narcisista.

¿Puede un narcisista amar a sus hijos?

Si has leído la entrada sobre el narcisismo, ya sabes que estos individuos no saben lo que son los sentimientos. Sólo imitan a las personas normales y fingen los sentimientos “que toca” en cada momento.

Por lo tanto, la respuesta es no, un narcisista no puede amar a sus hijos.

Los narcisistas no son capaces de ofrecer el amor incondicional que tiene que dar un padre. No ven que los niños merezcan reconocimiento y amor tan solo por existir.

Todos los narcisistas aparentan querer a sus hijos. Pero en realidad no es así, solo lo hacen para cuidar las apariencias.

Les dará techo, les dará alimento, les dará cosas materiales. Pero no les dará amor porque no tiene amor para dar. Ni a ellos ni a nadie. Nunca verás a un narcisista abrazando y dándole cariño a sus hijos: al contrario, son muy fríos.

Tienes que tener muy claro que para el narcisista, lo primero es el narcisista. Una persona narcisista es incapaz de amar a otros, incluidos sus hijos. Todo lo demás es secundario, y sólo le hace caso si actúa en su propio beneficio. Es decir, las personas que tienen a su alrededor son meros instrumentos para alimentar su ego. Y sus hijos no iban a ser menos.

Para el narcisista lo primero es el narcisista. Las personas cercanas, incluidos sus hijos, son meros instrumentos para alimentar su ego.

Después de esto, comprenderás que los hijos para un narcisista son un simple objeto más que sirve a su propósito. Es cruel, sí, pero es la realidad. Una vez te hagas a la idea sufrirás menos porque podrás actuar en consecuencia, sin pretender que él tenga una relación paternofilial normal con sus hijos.

Eso sí, en público tratará de ser una persona normal: imitará los comportamientos sociales y fingirá ser el mejor padre del mundo.

Y si no los ama, ¿para qué los quiere? Date cuenta de que este “querer” es en sentido de “necesitar”, no de amar.

¿Por que quiere tener hijos un narcisista?

Si hay una cosa clara es que los narcisistas siempre tienen un motivo para hacer las cosas. Hay diversos propósitos para los que el narcisista utiliza a sus hijos:

Mantener el control sobre su pareja

Si tú estás ocupada con los niños, la casa etc. (porque ellos no se rebajan a hacer esas cosas, por supuesto), eres vulnerable. Sigues la corriente, tu mente está muy ocupada, no tienes contacto con otras personas. Tu único contacto es el narcisista, quien te mantendrá aislada y cada vez más oprimida en su realidad.

Además, tener hijos hace que te tenga atrapada, porque te será más difícil dejarle al haber muchos más gastos añadidos que no podrías cubrir tú sola. Se asegura de que su presa no escape.

Lucirlos frente a las amistades

Mientras son pequeños y no hablan, no les sirven de nada más que para lucirlos con una sonrisa de oreja a oreja ante sus familiares y conocidos. Fingen ser el padrazo del año, aunque luego en privado no les hagan ni caso. Aunque seas tú la que tenga que ir detrás de ellos en las comidas familiares y cambiarles (¡siempre!) los pañales, correrá a cogerlos en brazos para posar sonriente en la foto de familia.

Tener una fuente constante de apreciación, elogios, etc.

Cuando hablan y son inocentes, para que le suban la autoestima. Los niños pequeños ponen a sus padres en un pedestal, los tienen como las personas más maravillosas e inteligentes del mundo. Lo saben todo. Y al narcisista le encanta que le digan que lo sabe todo y que es lo más de lo más.

Ser un reflejo de sí mismos

Cuando ya son mayorcitos y piensan por sí solos, los ven como un reflejo de ellos mismos en caso de que sean los mejores o al menos muy buenos en algo. Si no, puede ser que los desprecien.

¿Cómo es el narcisista con sus hijos?

No suelen ser buenos padres. Los niños tienen unas necesidades afectivas muy altas, y un narcisista no se las puede dar. No tienen las herramientas emocionales necesarias para ser padres. Tratan de manipular a los hijos según les convenga y suelen ser blanco de críticas y maltrato psicológico.

Un narcisista evitará todo lo máximo que pueda tener una relación estrecha con sus hijos. Les será muy difícil (si lo consiguen) establecer un vínculo a base de amor. Por lo que sus esfuerzos irán más bien hacia la parte material: lo que normalmente se llama “comprar a la gente“. Les harán regalos, les llevarán de viaje, les comprarán todo lo que les pidan.

Por eso, cuando tus hijos vengan a ti, tú tienes que darles sobre todo mucho, pero que mucho amor. Un niño necesita sentirse querido, y un padre narcisista no puede hacerle sentir eso.

Los sentimientos “buenos” que puede provocar en ellos son admiración, porque cuando son pequeños los niños ven a los padres como si fueran supermán, o sorpresa cuando van a sitios maravillosos, o alegría cuando abren un regalo. Pero ya está.

Grandiosas expectativas

Los hijos de narcisistas deben ser los mejores en todo. Punto. Y si no, el padre les mostrará su lado más oscuro.

Por eso acaban creyendo que tienen que ganarse el amor de su padre, igual que te pasa o te pasaba a ti en tu relación de pareja. Creen que tienen que ser perfectos, los mejores, o si no temen que su padre los rechace. Eso les causa una tremenda ansiedad, porque para su padre ninguno de sus logros es suficiente.

Creación de roles

En el caso de que haya hermanos, por lo general uno es el “niño dorado” y el otro el “chivo expiatorio“. Es decir, uno será claramente su preferido mientras que el otro tendrá la culpa hasta de cuando llueve. De nuevo, buscan la confrontación, como ocurre en la relación de pareja. Aquí te explico más sobre estos dos papeles.

Después de separarse de un narcisista

Los padres narcisistas, como ya creo que comprenderás, no van a dejar el control así como así. Necesitan ver que siguen manteniendo el control. Y para mantenerlo no te tiene a ti: tiene a tus hijos.

Tener hijos con un narcisista - peon

Tienes que entender que los va a utilizar como un peón para controlarte. Los niños no le importan, le importa que con ellos te puede controlar a ti. A través de ellos es como te manejará (o al menos lo intentará), utilizando diversas tácticas como por ejemplo la alienación paternal.

Alienación parental

La alienación parental es una de las formas más graves de maltrato infantil: es cuando uno de los progenitores intenta alejar a los hijos del otro, normalmente explicándoles mentiras y cosas malas de la otra persona.

Los niños son un blanco perfecto para los narcisistas. Les puede comer el coco para convencerlos de que el otro es una mala persona: diciéndoles que tú eres la culpable de todo lo que siempre ha funcionado mal en la familia y de todo el dolor, intenta que tus hijos no quieran saber nada de ti.

Con la alienación parental el narcisista utiliza a los niños: les convencen de que tú eres la mala para alejarlos de ti. Contrarréstalo dándoles todo tu amor.

Las consecuencias de este maltrato infantil son que los niños acaban muy confundidos. Lo que más quieren es ver a sus padres juntos de nuevo, pero si uno de los padres empieza a decir, aprovechando su tiempo de visitas, “tu madre es tal cosa”, si la madre no lo contrarresta, el niño se queda con la copla, y aunque la madre tenga la custodia y pase más tiempo con ella, eso le va calando.

Mediante la alienación parental, los narcisistas pueden llegar a destruir hogares e incluso a quitarte a tus hijos. Si ves que la otra persona le está llenando la cabeza de ideas al niño, tú tienes que hacer lo mismo, pero llenársela con la verdad. No puedes dejar que el narcisista gane la batalla.

Si quieres saber más sobre el tema de la alienación parental, te recomiendo el libro SAP. Síndrome de Alienación Parental. Es un libro claro y directo, en el que aparecen casos reales que te ayudarán a comprender por qué se produce este maltrato. También te dará consejos para resolver estos conflictos. Es muy práctico. Además puedes leerlo gratis si te apuntas a la prueba gratuita de 30 días de Amazon Kindle. Luego te borras y listos. Vale la pena.

Mi experiencia: hace poco mi hija (8 años) me dijo que la abuela paterna le había dicho que cuando nos fuimos de casa los tuve encerrados nosecuanto tiempo y no les dejaba verlos. ¿Solución? Le enseñé las mismas fotos que había presentado como prueba en el juicio: jugando con toda la familia paterna en diferentes parques, de paseo, etc. Entonces le pregunté: ¿te parece que os tenía encerrados y que no os veían? “No”, fue su respuesta. Nada de darle un sermón, enfadarse, convencerla… La verdad por delante, con pruebas.

Y es que las fotos las fui haciendo porque, visto lo visto hasta ese momento, ya me imaginé que en el juicio por divorcio saldría lo de que “es que no me dejaba verlos”. Así que en su día exigí acompañarlos a distancia. Pruebas, siempre ten pruebas de todo.

Violencia economica

Después de divorciarte, y tal vez durante la convivencia, puedes sufrir de violencia economica. Es otro tipo de manipulación narcisista para mantener el control sobre ti incluso una vez fuera de su vida.

Al narcisista le gusta, es así, ver cómo tu vida se desmorona. Y hará lo que sea por conseguirlo. Por ejemplo no pagar la pensión de alimentos ni contribuir a los gastos comunes. Pondrá excusas e incluso perderá su trabajo o pondrá sus pertenencias a nombre de otras personas para que no le puedan embargar.

Lo más recomendable es que nunca dejes tu trabajo para que llegado este momento puedas tener independencia.

Conclusión

Ya has visto que tener hijos con un narcisista es una mala idea. Espero que puedas evitarlo y así consigas escapar de él manteniendo siempre el contacto cero.

¡Un abrazo y ánimos!

¿Lo compartes?

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta