Cuando abandonan los narcisistas: el descarte narcisista

Cuando abandonan los narcisistas - me voy

El descarte narcisista es la última fase del ciclo narcisista. Cuando el narcisista ve que ya no puede obtener más beneficio de ti, te deja sin más. Sin explicaciones, sin disculpas, sin remordimientos. Él no te ve como una persona, sino como una cosa: eres como un bolígrafo al que se le ha acabado la tinta. Solo que aquí lo que se ha vaciado es tu alma. Tu fuerza interior.

Sé que es duro que te lo diga así, pero es la manera en que reaccionas, lo digo por experiencia. Y mi humilde intención es que reacciones, comprendas y le dejes antes de que te hiera más. Sigamos.

El descarte puede darse de forma más o menos abrupta. Esto puede depender de la situación económica, de cómo reaccionas a sus manipulaciones, si ya tiene o no a otra pareja esperando…

Esta manera que tienen los narcisistas de acabar con una relación descoloca totalmente a la víctima. Para bien o para mal, hasta ese momento tenías unas ciertas rutinas en tu vida. Ahora eso salta en mil pedazos.

El descarte nos deja una sensación de vacío. De algo inacabado. Queremos darle un cierre a la relación y no podemos. Estamos pensando sin parar qué hice, por qué hizo eso, qué pasó, tengo yo la culpa? etc. Y eso es agotador.

Tipos de descarte narcisista

En realidad no es que haya tipos de descarte narcisista. Pero sí se pueden ver 3 motivos de descarte narcisista. Los tres tienen en común que son abruptos, bruscos. ¿Y por qué? Porque nunca te ha amado. No tiene sentimientos hacia ti, por lo que no le cuesta dejarte. Igual que si se te estropea el móvil, pues te compras otro.

El narcisista nunca te ha amado. No tiene sentimientos hacia ti, por lo que no le cuesta dejarte.

Cuando antes comprendas esto, y que ha hecho y hará igual con cualquier mujer que se cruce en su camino, más fácil te resultará superarlo.

Ha encontrado otro suministro mejor

No eres suficiente para sus fines. Ha buscado a otra víctima que le servirá mejor. Es decir, a la que puede manipular mejor. Recuerda, ni estuvo enamorado de ti ni lo está de la siguiente. De eso puedes estar segura.

Le has descubierto y desafiado

La mayor preocupación de los narcisistas es mantener el control. Si le desafías, lo pierde. No se puede permitir haber perdido el control, así que lo recupera descartándote.

Se ha aburrido de ti

Con suerte has seguido el método de la piedra gris y has conseguido tu objetivo: que se canse de su “juguete” (tú) y se busque otro.

Si no has tenido tanta suerte, has quedado exhausta, vacía a causa de la relación tóxica y ya no tiene más que exprimir de ti. No le eres útil.

Tanto si has buscado el descarte para acabar con la relación, como si simplemente te ha agotado, el resultado es que ya no le sirves. Y si no le sirves, te deja. Sin más.

Te dejo aquí un vídeo donde explica la manera en la que de abandonan los narcisistas, que siempre es la peor posible en el peor momento posible.

Que hacer ante el descarte narcisista

¡Celébralo y vete a tomar algo con las amigas! No, en serio. Ya sé que al principio duele. No sé en qué etapa de tu relación / recuperación estarás leyendo esto, pero sólo te puedo decir una cosa: no sabes la suerte que has tenido.

Ahora lo que tienes que ser fuerte y mantenerte alejada. No esperes ni desees que vuelva. Cada uno tiene que seguir su vida. O puede ser que lo que tengas que hacer más bien sea comenzarla. Una vida nueva lejos del narcisista. Lo más lejos que puedas y desconectada de él y de su entorno.

Un consejo: no intentes razonar con él, no intentes negociar, no pretendas que haya un cierre de la relación. Tu narcisista intentará volver si le falta su alimento vital, así que no cerrará la puerta. Debes hacerlo por ti misma.

No intentes razonar con el narcisista para conseguir darle un cierre a la relación. Debes cerrarla por ti misma.

¡Y por supuesto no intentes volver con él! Contacto cero.

Que pasa después del descarte narcisista

Empieza la fase de recuperación. ¡Vas por el buen camino!

Es posible que tengas una sensación de ahogo. Como de tener el mono. Esto es porque acabar la relación con un narcisista tiene, de alguna manera, los mismos efectos que dejar las drogas. Tu cuerpo necesita sentir lo mismo que ha estado viviendo durante todo este tiempo. Aunque sea sufrimiento.

Estás sufriendo del vínculo traumático. Cuanto peor te lo ha hecho pasar, más unida estás a él.

En este momento tienes que estar muy alerta a que el narcisista no vaya detrás tuyo: ahora es cuando podría utilizar el hoovering, es decir, intentar que vuelvas con él. Estás muy dolida y eres débil, y él lo sabe. Pero volver con él no aliviará tu dolor, sino que te causará más, porque cuando menos te lo esperes te volverá a descartar, y será peor que antes.

Como superar el descarte narcisista

Infórmate, entiende, acepta.

Esto es clave: no puedes darle un cierre “oficial”, pero sí puedes informarte y comprender lo que ha pasado para poder cerrar esa etapa tú misma. El objetivo es llegar a aceptar lo que ha pasado, que no tienes ninguna culpa y que el narcisista ya ha maltratado a otras personas misma manera y lo volverá hacer hasta que el cuerpo le aguante.

Cuando abandonan los narcisistas siempre lo hacen de la misma manera. No hay que buscar más explicaciones, porque no las hay. Lo único, como te digo, es entenderlo y aceptarlo.

Sobre todo, no te lo tomes de manera personal. Es complicado, lo sé, pero es muy importante: entiende que tú sólo eras un objeto en sus manos. Como todas las personas que han entrado en su vida.

No te lo tomes de manera personal. Entiende que tú sólo eras un objeto en sus manos. Como todas las personas que han entrado en su vida.

¿Qué consigues con ello?

  • Dejar de darle vueltas al coco. Lo único que consigues es que te dé un dolor de cabeza. Pero no vas a resolver nada.
  • Liberarte de la sensación de culpa. Comprende que tú no has hecho ni dejado de hacer nada que implicara el final de la relación.

El narcisista después del descarte

Tal vez algo que te ayudaría es entender que él nunca va a crear vínculos afectivos con NADIE. Este individuo no puede dar ni recibir amor, por lo tanto es un parásito.

¿Qué hará? Pues buscarse otra víctima lo más rápido que pueda para volver a empezar otra vez con todo el ciclo de maltrato. Es su vida. Como los tiburones, los escorpiones o los buitres. Cada uno tiene que seguir con su modo de vida. Por más repugnante que nos resulte a los demás.

¿Lo compartes?

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta