Recuperacion despues del abuso narcisista

Recuperacion despues del abuso narcisista - feliz

Si estás al principio de la recuperación, sé que ahora duele, pero un día llegarás al punto de haber sanado. Después del contacto cero, ya verás que con el tiempo ese dolor se desvanece. A lo mejor irás conduciendo y de repente te vendrá un recuerdo a la cabeza, y te reirás de lo ridículo que era todo aquello. Ya sabes el dicho, “la risa es la mejor medicina”, y es muy cierto.

Al principio controlar los pensamientos es agotador. Venga a darle vueltas y vueltas a la relación, al descarte, al “cómo fui tan tonta”… incluso puede ser que tengas pesadillas. Tu cerebro está saturado al principio. Más adelante ya no. Llegas a un “espacio” de calma, de autocomprensión y de aceptación. Puedes respirar.

Es importante que entiendas que tú no tienes la culpa de lo que ha pasado. Has estado conviviendo con una persona que es experta en cargarte con la culpa de todo, y ahora ya lo haces instintivamente.

Has estado conviviendo con una persona que es experta en cargarte con la culpa de todo, y ahora ya lo haces instintivamente.

No: la relación ha fracasado, y estás así, porque has tratado con un abusador que se ha aprovechado de ti porque te controlaba hasta tal punto que no sabías ni lo que pensabas.

Te ayudará informarte sobre el bombardeo amoroso y el hoovering, que es lo que te podría hacer tu ex narcisista en esta fase. Cuanto más sepas sobre los narcisistas, más poder tendrás para protegerte a ti misma y a tu familia. Haz lo que sea mejor para tu salud mental y tu estabilidad.

La travesía: una guía de auto-recuperación después del abuso narcisista

Para informarte y ayudarte en este proceso de recuperación te puedo recomendar el libro La Travesía, que encontrarás gratis en Amazon (para Kindle). Puedes apuntarte gratis a Kindle Unlimited durante 30 días, y en ese tiempo bajarte todos los libros que quieras. La verdad es que vale la pena.

Como dice en la portada, es una guía de autorecuperación después del abuso narcisista. Te ayudará a encontrar tu serenidad y tu paz interior. Está escrito en un tono cálido, que te arropa y te lleva de la mano hasta tu sanación.

El libro que te comento es de Meredith Miller, una coach que se dedica a ayudar a las víctimas de las relaciones tóxicas con narcisistas. Se apoya en su experiencia personal y en su formación. También puedes ver su canal de YouTube, Inner Integration (con vídeos en inglés y en castellano). Te aseguro que te ayudará a comprender el huracán que ha pasado por tu vida.

Ahora te voy a explicar lo que viene después del huracán… que al principio no es la calma.

Fases de la recuperación despues del abuso narcisista

Estas fases que te explicaré a continuación no van linealmente una tras otra, esto va a días. Unos días te encuentras mejor, otros peor… es la vida. Hay que tener paciencia, todo llegará.

Negación / impotencia

No puede ser que me haya pasado a mí. Estas cosas le pasan a otra gente. ¿Cómo va a ser maltrato? No puede ser que la persona que me quería me haya hecho pasar este calvario. Dices cosas como “no era tan malo, “pero es un buen padre”, “tuvimos buenos tiempos”, etc.

Has pasado años justificando lo que hacía el narcisista. Así que ahora haces lo mismo: justificarlo. De nuevo, como en el caso de la culpa, es un comportamiento aprendido: ahora ya lo haces instintivamente: “yo también tengo días malos”, “es que tengo un genio”, “algunas veces me lo he merecido”.

Te sientes confusa, como acabada de aterrizar en un mundo nuevo y extraño. Y te sientes impotente porque hasta ahora has dependido totalmente del abusador narcisista. Y ya no es así. Tienes que pensar por ti misma y salir de la maraña de (con perdón) mierda que ese ser te ha metido en la cabeza.

El sistema judicial, tengo que decirlo, no ayuda nada a que dejes de sentirte impotente. Porque además de todo el cacao mental que llevas después del maltrato, también acabas sintiendo impotencia hacia la justicia.

El maltrato psicológico, a pesar de lo dañino que llega a ser para una persona, es muy difícil de denunciar: no hay pruebas, excepto análisis psicológicos. ¡Pero debes denunciar! Que nadie te frene. Hay que denunciar. Si no, seguirá pasando desapercibido.

¿Cómo salir de la fase de negación?

  • Busca ayuda profesional (psicólogos). En los centros de ayuda a mujeres maltratadas tendrás psicólogas que te apoyarán y te harán un seguimiento durante el tiempo que necesites.
  • Habla con gente en tu misma situación. En estos mismos centros te pueden dirigir a grupos de ayuda, reuniones tipo “alcohólicos anónimos”. Ahí puedes sacar todo lo que llevas dentro y sabes que te escucharán atentamente y te comprenderán. Eso vale un mundo. También existen grupos de Facebook de víctimas / supervientes de maltrato psicológico narcisista.
  • Aprende todo lo que puedas sobre el tema del narcisismo. Para comprender lo que te ha pasado y para no volver a caer.

El final de esta fase (que no suele ser muy larga) llega cuando finalmente admites que has estado sufriendo maltrato psicológico en tu relación.

Rabia

Y ahora es cuando se lía parda. Vale, reconoces que has estado sufriendo maltrato psicológico. ¿Y ahora?

Tienes una inmensa cantidad de rabia interior acumulada. Pero no hacia el narcisista, no: tienes rabia hacia ti misma. ¿Por qué? Porque ahora te has dado cuenta de lo que pasó realmente. Y te da rabia no haberlo visto antes. Te da rabia no haberte ido cuando pudiste. Te da rabia haber perdido tanto tiempo. Te da rabia… casi todo.

Cuando mi psicóloga me lo hizo ver, esto supuso un mazazo para mí. Recuerdo que me quedé con la boca abierta sin saber qué decir. Sólo lloraba. Pues no he gastado yo kleenex en la psicóloga… uf.

Ahora que digo esto, es muy importante que saques de ti todos estos sentimientos, que los expreses, no te sientas mal por ello. Llora, grita, golpea un saco de boxeo, corre hasta que las piernas no te den más… ¡desahógate! Has estado mucho tiempo ahogada en la relación. Este es tu momento para conseguir esa bocanada de aire fresco.

Al principio de la recuperación diriges toda tu rabia hacia ti misma. Tienes que liberarte de ella para sanar.

Te echas la culpa de todo lo que pasó. Es lo que te comentaba más arriba: ¿Cómo he podido ser tan tonta? ¿Cómo no he reaccionado antes? ¿Cómo me he dejado abusar de esa manera? Todo eso es fatal para ti y para conseguir tu recuperacion despues del abuso narcisista.

Durante esta etapa también sufres de momentos de gran tristeza. Quizá no hasta llegar a la depresión, pero desde luego bien cerca. Pensar en todo el tiempo perdido para nada, en la de cosas que has dejado de hacer simplemente por complacer a ese narcisista cruel, en que tu carrera profesional se quedó por el camino para atender a todas sus “necesidades”, tal vez los lazos rotos con tus amigos, con tu familia… El efecto de un narcisista es devastador.

Vas dándole vueltas en la cabeza a todo, una y otra vez. Ahora que puedes verlo con claridad, te parece increíble que soportaras todo aquél maltrato.

Mi experiencia: mi psicóloga (a la que tengo que agradecer inmensamente su ayuda), me sacó de ese “bucle” mental con un simple razonamiento: tú querías hacer todo lo posible por salvar la relación. Por eso aguantabas. No porque fueras una tonta. Y, cuando viste que ya no había solución posible, te fuiste.

Ese razonamiento de mi psicóloga cambió toda mi perspectiva, y me llevó a la siguiente fase:

Aceptación

Llegando aquí, has recorrido un largo camino. Has pasado por todo un proceso de redescubrimiento de ti misma. Has vuelto a ser tú misma, después de reconocer que has sufrido un abuso del que no tenías la culpa.

Aceptas que la situación es la que es, que tu ex narcisista no va a cambiar, y que va a hacer lo mismo con la siguiente. Así que dejas de preocuparte por lo que haga o deje de hacer.

Sigue leyendo todo lo que puedas sobre el narcisismo, infórmate, mira vídeos en los que te verás reflejada y que te harán reflexionar. Sigue aprendiendo, porque el conocimiento es poder. Cuanto más controles el tema, menos te podrá controlar tu ex a ti. Esto en caso de que no puedas tener contacto cero, evidentemente lo primero siempre que se pueda es mantener el contacto cero.

Quizá te será más fácil si tienes en cuenta que:

  • El narcisista, al fin y al cabo, es un enfermo mental. Igual que no tienes en cuenta los disparates que te pueda decir un enfermo de Alzheimer, no les debes dar demasiada importancia a los de una persona con trastorno narcisista de la personalidad.
  • El narcisista no ha pasado de la fase infantil. Tiene reacciones de crío de 8 años. De hecho, mi hija de 8 años muchas veces resulta más madura que su padre. Estoy escribiendo esto en pleno confinamiento por el coronavirus, que su padre ha aprovechado para quedar siempre un poquito por encima. Cediendo a las leyes, pero no del todo: primero teniendo a los niños más días de los que le correspondían, luego queriendo que fuera yo a buscarlos a su casa, y finalmente trayéndolos, pero una hora más tarde de lo que debería.
  • El narcisista no tiene empatía. No esperes, por tanto, comportamientos que te parecen obvios en una persona normal. No es una persona normal.

Esta es la fase en la que me encuentro. Aún no considero que haya sanado del todo. Pero estoy en camino. Lo ilustra perfectamente lo que te acabo de explicar: cuando ayer vi que los traía una hora más tarde de lo que debería según sentencia, exactamente como había dicho él, me pillé un enorme cabreo. Estaba realmente enfadada porque se había salido con la suya. Siempre tiene que quedar por encima.

Hoy, en cambio, simplemente pienso que actuó de forma tremendamente infantil. Es un “yo más, yo más” igual que el que haría un crío pequeño. Como te decía en la entrada Como hablar con un narcisista, tienes que dejar el ego a un lado. Por una hora tampoco nos vamos a morir. Él lo considera una victoria, pero yo lo que veo es que he conseguido que tenga a los niños sólo los días que le corresponden, y que los traiga a casa, todo según sentencia. Dejémoslo así.

Si ya hubiera avanzado de fase, me hubiera ahorrado el cabreo y habría pasado directamente a verlo como un comportamiento infantil sin más importancia.

Me está resultando complicado pasar de esta fase sobre todo porque tenemos hijos en común y no puedo hacer contacto cero. Aunque existe una sentencia de divorcio, él intenta saltársela como puede, también sigue haciendo sus “juegos” mentales, me acusa de todo lo acusable… bueno, si estás leyendo esto supongo que ya sabes de qué hablo.

Y es que los narcisistas nunca cambian. Veamos la última fase:

Liberación

Sentirás agradecimiento en vez de rencor. Pensarás más en la parte positiva: todo esto te ha hecho evolucionar como persona. Ahora sabes cosas que no hubieras podido imaginar antes.

Te has enriquecido con unos conocimientos que te van a servir durante el resto de tu vida. Porque narcisistas, por desgracia, hay muchos, y te los vas a encontrar en el sitio menos pensado. Pero ahora puedes detectarlos y dejarlos ir.

¿Sabes en qué punto te encuentras en tu camino hacia la recuperación?

La victoria no siempre es evidente. Llegar a ser superviviente del abuso narcisista llega en oleadas, va y viene, pero si experimentas los siete signos siguientes puedes estar satisfecha, porque sabes que la curación está cerca.

¿Te has recuperado del abuso narcisista? 7 puntos clave

Empiezas a reconocer que necesitas cuidar de ti misma de forma habitual

No sólo porque te estás recuperando de un abuso emocional, sino porque la gente sana en general entiende, por decirlo así, que es importante ponerse su propia máscara de oxígeno antes de ayudar a los demás.

La vida ya es bastante estresante sin el obstáculo añadido del abuso tóxico. Para sanar del abuso narcisista tienes que cuidar bien tanto tu cuerpo como tu mente. Esto podría incluir:

  • Dejar por un tiempo los eventos sociales e internet.
  • Decir “no” si te invitan y no te apetece.
  • Echarte una siesta cuando te sientas agotada.
  • Hacer ejercicio físico.
  • Reservarte un tiempo para meditar.

Ahora dejas de poner excusas para no cuidar de ti misma, y te das cuenta de que incluso las madres solteras incluyen el cuidado personal en su agenda.

  • Si eres madre soltera, intenta conseguir una canguro de vez en cuando para salir.
  • Si un amigo quiere venir de visita y no tienes energía, dile que no educadamente.

Tomas la iniciativa de ser un poco “egoísta”, porque entiendes la necesidad de hacerlo después de haber puesto primero a otros durante tanto tiempo.

Recuperacion despues del abuso narcisista - feliz

Proteges tu espacio físico y mental. Ya no aceptas nada que perturbe tu paz interior

La mayoría de narcisistas intentan de todas las maneras volver a atraerte de nuevo a su reino demencial. Te dicen que han cambiado, que quieren seguir siendo amigos (especialmente por el “bien de los niños”). Fingen ser una persona normal que está pasando por una ruptura normal. Incluso puede ser que te cuenten sus problemas en la relación con su nueva pareja.

Llegar a ser superviviente significa que ya no quieres ni toleras ninguna de esas cosas.

Un narcisista intentará con excusas atraerte de nuevo a su reino demencial. Ser superviviente significa no tolerarlo.

Deseas paz y autonomía con tanta fuerza que estás dispuesta a seguir con el contacto cero y no volver a dejarle entrar jamás en tu casa. No dejas la puerta abierta a sus bufonadas y pones todos los límites necesarios para proteger tu nueva sensación de paz.

Ya no te preocupa cómo va a reaccionar tu ex a tus decisiones

No te importa si tus elecciones van a enfadarle o provocarle “inconvenientes”. Entiendes que tu auténtica realización personal es llevar a cabo tus sueños, deseos y ambiciones independientemente de cómo pudiera reaccionar tu ex. Mientras te atengas a las órdenes judiciales establecidas, sabes que tu futuro está en tus propias manos.

Notas que alguna de tus relaciones te resta mucho tiempo y energía, y actúas al respecto

Te has acostumbrado a respetarte y dejar ir todo aquello que no te sea beneficioso. En consecuencia, ahora notas con más facilidad que se están aprovechando de ti. Esto no quiere decir que abandones a un amigo que te necesita, sino que has empezado a darte cuenta del “clima” de la relación.

Igual que una pauta de temperaturas a largo plazo crea un clima concreto en una zona, si a lo largo del tiempo el clima de alguna de tus relaciones ha demostrado que normalmente te sientes presionada y utilizada, entonces esas relaciones son las que tienes que ir pensando en dejar.

Te preocupa más lo que haces con tu vida que lo que haga tu ex con la suya

Ya no te obsesionas porque tu ex tenga pareja o porque parezcan felices: has entendido que el destino de tu ex es repetir el mismo ciclo de abuso con cualquier persona con la que esté en un momento dado.

Ya no te centras en los problemas, sino en las soluciones

Te das cuenta de que tienes el poder de conquistar y cambiar tus circunstancias, en vez de continuar indefensa ante cualquier artimaña que pudiera estar tramando tu ex. Entiendes que por cada acción existe una reacción igual en sentido opuesto.

  • Si tienes que borrar una cuenta de correo que has tenido durante años porque tu ex te envía emails desde diferentes cuentas, pues lo borras.
  • Si tienes que conseguir una orden de alejamiento porque tu ex te acecha y te acosa, te vas al juzgado y la solicitas.
  • Si consideras necesario cambiar tu número de móvil e insistes en que te llame al fijo, lo haces.
  • Si tu ex te manda regalos no solicitados o flores, los devuelves con un “devolver al remitente” o rechazas la entrega.

Peleas en una lucha justa para proteger tu recién encontrada libertad.

Peleas por tu libertad en vez de seguir indefensa. Ahora sabes que tienes el poder de cambiar tus circunstancias.

Ya no crees que lo que te pasó fuera un castigo, sino que te abrió los ojos para sanar las heridas de tu infancia

Has llegado a ser una superviviente del abuso narcisista porque ya no buscas la aprobación o el aprecio de tu ex, porque sabes que incluso el hecho de que lo finja conlleva un alto precio.

Aceptas que hay gente dañina, pero ya no permites ese dolor. En vez de eso, reaccionas adecuadamente con plena conciencia de por qué es necesario actuar así.

Has llegado a ser una superviviente porque ya no toleras que nadie te infravalore, porque te has convertido en tu propia mejor amiga y abogada.

Hay recuperación después del abuso narcisista

Se han hecho estudios (ahora no me hagas recordar quién los hizo) en los que se ha descubierto que, de media, volvemos con nuestro narcisista unas 7 veces. Siete. Entre que tendemos a recordar sólo lo bueno, que estamos sufriendo del vínculo traumático, y que ellos no se quedan quietos y hacen todo lo posible para recuperar a su víctima (hoovering), volvemos a caer.

La recuperacion después del abuso narcisista es un tema delicado. Esto no es como acabar una relación normal. Pasarás por diferentes etapas, desde querer volver con él hasta que, finalmente, ni siquiera pienses en esa “persona”.

Pero lo lograrás.

Tú puedes hacerlo

¿Lo compartes?

Última actualización el 2020-10-21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja una respuesta