Hoovering narcisista - rogando
Loading...
Loading...

Hoovering narcisista: 3 tipos

Hoovering narcisista: 3 tipos 1

El hoovering narcisista es la última parte del ciclo narcisista. En realidad en este paso podríamos decir que ya te encuentras fuera del ciclo, pero puedes volver a caer fácilmente si aún eres frágil y no estás suficientemente sanada.

Hoovering viene de “aspirar” en inglés, porque es lo que intenta hacer el narcisista: aspirarte de nuevo a la relación abusiva.

Y no importa si escapaste o te descartó, intentará recuperarte igual porque le es útil para sus intereses y no tiene remordimientos ni empatía.

Cuando acaba la relación tóxica estás hecha un manojo de inseguridades. Has perdido tu autoestima. Ni te reconoces. Pero le sigues queriendo y no sabes qué ha pasado para que te haya dejado tan de repente, como suele suceder en el descarte narcisista.

Estás confundida, desquiciada y cuestionándote a ti misma.

En este momento el narcisista intenta volver una vez acabada la relación, ya sea por parte tuya o de él. Espera que te olvides de todo lo malo que te hizo para arrastrarte de nuevo a algún tipo de relación (pareja, amistad, etc.). Prometerá, dirá o hará cualquier cosa para conseguir lo que quiere. Porque siempre se trata de ellos y usan a la gente para conseguir lo que quieren.

¿Por qué el hoovering?

Los narcisistas siempre necesitan gente a su alrededor de quien “chupar” energía (¡positiva o negativa, ojo!). Recuerda que a pesar de su fachada de persona segura, en realidad es totalmente lo contrario. Si están solos se desmoronan.

El narcisista necesita tenerte ahí para “chuparte” la energía. Es un parásito.

Puede tener varios motivos:

  • Aún no tiene una nueva víctima para sustituirte
  • Ha descartado a su nueva víctima o bien ella le ha dejado
  • Le han echado del trabajo
  • Necesita más energía

Te necesita ahí como un recurso más. Alguien más a quien parasitar. Además eres un perfecto plan B en caso de que su pareja (víctima) actual sea inteligente y se vaya, si le ha pillado por sorpresa y no tiene a nadie más a mano. En este caso pueden haber pasado meses, o incluso años.

Sea por el motivo que sea, ten muy claro que si vuelves con él después del hoovering, especialmente si tú le dejaste, las cosas van a ir a peor, porque el narcisista te va a querer castigar por haberte ido. Ahora que ya sabes sobre el tema, ya te puedes imaginar como reacciona un narcisista al rechazo. ¿Y si te descartó él? Es igual, te soltará lo de “es que tú me obligaste”. Seguirá con el ciclo de violencia, pero de un grado superior.

Ten muy claro que si vuelves con el narcisista las cosas van a ir a peor. Seguirá el ciclo violento, pero de un grado superior.

Por eso tienes que estar preparada para reconocer sus tácticas y no volver a caer en su trampa.

Tipos de hoovering

El narcisista se rige por aquél dicho de “Que hablen bien o mal, pero que hablen de mí“. Por tanto, como al narcisista tanto le da una cosa como la otra, podríamos decir que respecto a esto hay dos tipos de hoovering. Y luego hay otro “de propina”. Por lo tanto, tenemos 3 tipos de hoovering:

1. Hoovering “positivo”

No es que sea muy positivo, lo digo en el sentido de que intenta volver de nuevo a la primera fase del ciclo narcisista, la de la luna de miel. Te trata bien, te regala flores, te lleva a sitios.

Puedes pensar que sólo son disculpas, regalos y promesas.

¡Todo falso! Te confunde para que vuelvas a confiar en él. ¡No piques de nuevo, por favor! Estas son sus tácticas para poner en marcha de nuevo toda la rueda de hámster del ciclo narcisista. ¡Aléjate!

Hoovering narcicista - hamster

¿Y cuáles son los métodos habituales de hoovering positivo que usan los narcisistas?

1. Decir / hacer exactamente lo que quieres

Te conoce. Sabe lo que necesitas. Así que aunque siempre te lo haya negado, ahora lo dirá / hará. Además, somos “buenas personas”, nos gusta darle una oportunidad a la gente. No hace falta ni que piensen, hablamos, hablamos… y les decimos “si hicieras tal cosa…”. Y allá va. ¿Querías casarte? Te propone ir a comprar los anillos. ¿Querías que tratara mejor a los niños? Se disculpa y te dice que los llevará de excursión. Lo que sea.

Hoovering narcisista - zanahoria en un palo

2. Promesas para el futuro

Que sí, que cambiaré, iré a terapia, haré esto y lo otro… lo de la imagen de arriba: son zanahorias que te ponen ahí colgando para que piques. No va a cambiar. No tiene ninguna intención de cumplir sus promesas, es sólo un cebo para que le des otra oportunidad.

3. Pedir disculpas y aceptar su responsabilidad

Puede que finja admitir que ha cometido errores y que acepte que es responsable de lo que ha pasado en la relación. Y tú, que jamás le has visto disculparse, piensas ¡menos mal! ¡se ha dado cuenta!

Pues no. Creo que a estas alturas ya debes saber que los narcisistas ni se disculpan ni admiten su responsabilidad. Nunca. Jamás.

Puedes responder que no le crees, que lo creerás cuando veas progreso de aquí a un tiempo. Que ya no te sirven las palabras. Y seguramente no te hará falta ni esperar un tiempo, porque empezará a decirte lo mala persona que eres por no creerle, empezará a acusarte por todas las cosas que hiciste, y vuelta a empezar.

A los narcisistas no les interesa demostrarte nada para conseguir tu confianza. Sólo les interesa conseguir que te lo creas.

2. Hoovering “lastimero

Hoovering narcisista - gato

No sé si se llamará de alguna otra manera, porque me acabo de inventar lo del “hoovering lastimero”. Pero vamos, que me refiero a que intentan llegar a tu corazón dándote lástima. Apuntan directamente a tu empatía.

Aparecen de la nada rogándote que les ayudes, ¡o incluso pidiéndote mudarse contigo! porque o bien se han quedado sin dinero, o de repente tienen cáncer, o bien si no están contigo volverán a caer en la bebida / drogadicción / loquesea. Nada de esto tiene por qué ser cierto (de hecho normalmente no lo es), ya sabes que son mentirosos compulsivos.

Pero sabe perfectamente que eres empática, y por ahí intentará entrar. ¿De qué manera?

1. Ir a por tu compasión

Sabe que eres una persona cariñosa y de buen corazón. ¿No le dejarías en la estacada, verdad? Usará tu buen corazón como debilidad. Se inventará alguna tragedia para pedirte ayuda y volver a tener contacto contigo.

Recuerda, no eres responsable de él. Sólo eres responsable de ti misma. Su situación depende de él y de sus elecciones para trabajar, arreglar sus asuntos o cambiar.

No te dejes engañar: no eres responsable de él. Sólo eres responsable de ti misma.

2. Sentimentalidad

Es otra herramienta más que utilizarán en tu contra: te puede decir que sus hijos, o su mascota, te echan muchísimo de menos, Y él también, claro. Esto te podría afectar si hace poco que saliste de la relación y realmente sientes que los echas de menos.

¡Puede incluso echarse a llorar delante tuyo! ¿Y tú qué harás instintivamente? ¿Consolarlo? ¿Abrazarlo? Ese es un juego muy peligroso. Un juego en el que caí en su día…

Está tratando de jugar con tus emociones, esas que conoce tan bien. No porque te quiera, sino porque al principio de vuestra relación las estudió a fondo para ver por dónde podía atacar. En este caso apunta a la gran empatía que sabe que tienes. ¿Cómo vas a permitir que le pase nada malo a nadie? ¿O que alguien sufra?

3. Recrear una conexión

Te envía de repente un mensaje recordando algunos buenos momentos. O pone fotos vuestras en Facebook con frases emotivas. Esto puede hacer que despierten tus sentimientos. Ten en cuenta que esto bloqueándolo por todos lados se arregla fácil.

3. Hoovering negativo

Recuerda que tu meta es el contacto cero con el narcisista. Para luego no pensar ni siquiera en él. Borrarlo de tu vida para siempre.

Bien, pues su meta es conseguir estar siempre presente en tus pensamientos. Retener tu atención para tener una conexión contigo y poder conseguir de ahí la energía que necesita. Y al narcisista tanto le da si la energía que le mandas es positiva o negativa, el caso es estar presente en tu cabeza y tener el control.

Ahora ya sabes de qué va el tema, pero te desesperas porque sigue diciendo cosas sin sentido como si fueran verdades como templos. Y tú empiezas a enfadarte. Y a justificarte (ver técnica JADE). Y a explicarle paso por paso cosas que un crío de ocho años sabría perfectamente.

Bien, pues ahí, cuando te justificas en una larga parrafada, que sepas que él está disfrutando de lo lindo. Tiene tu completa atención. Estás enganchada.

Esta situación resulta especialmente complicada en el caso de tener hijos con un tipo de estos: debes tener un mínimo contacto, porque hay que tomar decisiones conjuntas. Y se hacen muy, pero que muy complicadas.

Hago un paréntesis en el tema del hoovering para decirte esto: evita por todos los medios, por lo que más quieras, tener hijos con un narcisista. Te encontrarás ligada a él hasta que cumplan los 18. Quiero a mis hijos con locura, pero si llego a saber de qué iba la cosa, hubiera preferido no tenerlos. Así de claro, así de simple.

Volviendo con lo que estábamos, puede ser que el hoovering sea simplemente tenerte ahí “de fondo” aguantando sus gilipolleces (hablemos claro). O puede ser peor:

1. Amenazas

Puede ser que te diga como “te voy a dejar sin la casa y sin los niños”, “voy a arruinar tu negocio”, o “les voy a contar a todos tal cosa”. Y tú empiezas a pensar que lo mejor para que no pase todo eso tan terrible es… volver. Pero eso es lo más terrible de todo.

2. Retirar todo contacto

No es que sea negativo, pero sí es su último recurso. Una vez ha intentado todas estas tácticas, le queda esta: se desvanece. Y tú, que tal vez aún tienes ese miedo a sentirte rechazada y abandonada, intentas reconectar.

¡No te dejes engañar! Mantente firme con tus límites.

Aquí te dejo un vídeo de Meredith Miller sobre el tema del hoovering, que seguro que te ayudará.

El hoovering no tiene fecha de caducidad

Esto que te he explicado, no tiene que ser recién terminada la relación: pueden pasar meses, incluso años, hasta que el narcisista vuelva a ponerse en contacto contigo. Intentará mantener algún tipo de relación, tal vez de amistad. ¡No bajes la guardia!

Para que estas tácticas le funcionen es imprescindible que tenga algún tipo de contacto contigo. Por eso es muy, pero que muy importante que mantengas el contacto cero. No hay excusas.

El caso es que la mayoría caemos (lo reconozco…), y por ahí alguien ha calculado que de media se vuelve unas siete veces con una pareja narcisista. Siete.

Siete vidas tiene un gato. Tú solo tienes una. ¡Aprovéchala!

¡Huye de tu narcisista!

Recuerda que puedes pedir ayuda en los servicios de ayuda de tu localidad.

Niño tu puedes

¿Lo compartes?

¿Quién soy?

👉¿Quieres abandonar la relación con un narcisista? Tienes 2 opciones: activa y pasiva. ¡Entra y te explicaremos como dejar a un narcisista! Vuelve a la vida.

Sigue leyendo ¿Quién soy?

Deja un comentario

error: Quietorl fistro!!
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies